top of page
Buscar
  • Foto del escritorIram Cabrera

Los estragos de la pandemia a 3 años del confinamiento

Por: Iram Martínez

A 3 años del confinamiento por COVID-19 pareciera que las clases en línea y por televisión forman parte de nuestro imaginario, pero no es así. Con el regreso a las aulas las consecuencias que dejó la pandemia han sido más visibles, sobre todo en un sector de la educación.

La educación especial en México es uno de los sectores con menos apoyo y con más problemáticas. Los docentes no cuentan con un plan de estudios adaptado a las condiciones de los alumnos, utilizan los mismos libros de texto que las escuelas regulares y las maestras son las encargadas de adaptar los contenidos a las necesidades de los estudiantes.  

Aunado a este contexto, los alumnos tuvieron que tomar clases desde sus casas enfrentándose a problemas familiares, de salud y económicos que los limitaban al tomar sus clases e incluso algunos detuvieron sus estudios.

La SEP, tratando de mitigar estos problemas, implementó 16 programas y 167 contenidos en distintos formatos, un plan de trabajo y equipo de apoyo para los estudiantes con alguna discapacidad. Para complementar el trabajo, crearon 16 programas con recomendaciones para los padres y tutores.

En los Centros de Atención de Múltiple (CAM), seleccionaron actividades para cada alumno de acuerdo con las necesidades educativas particulares.

A pesar de los esfuerzos mencionados, la situación fue muy complicada tanto para padres, docentes y alumnos. Y estos problemas se ven reflejados ahora que se encuentran en las aulas.

Los alumnos que se dieron de baja durante el confinamiento, el INEGI reportó que 435 mil alumnos no terminaron sus estudios por problemas relacionados con la pandemia por COVID-19.

Los estudiantes que, si pudieron regresar, también presentan problemas en los niveles de aprendizaje, llegaron a los grados careciendo de los conocimientos que debieron adquirir mientras se encontraban en casa. Esto provoca problemas emocionales en los alumnos que los desmotivan para continuar sus estudios, lo que origina la deserción escolar.

Brenda, doctora en educación, comenta que los retos a los que se enfrentan en la presencialidad no han cambiado a los que tenían antes y durante la cuarentena. El principal es la falta de atención por parte de las instituciones y el gobierno, le sigue la situación económica de las familias de los alumnos, la capacitación de los docentes y el acompañamiento de los padres de familia.

De lado de los alumnos, Rosahelia, madre de familia, compartió que los alumnos más afectados por esta situación fueron los que tenían una discapacidad motriz y no pudieron recibir sus terapias, lo que provocó un atraso en el tratamiento del estudiante.

El rezago educativo en México es un mal que se viene arrastrando de hace tiempo y la pandemia se encargó de visibilizar la situación. Ahora, los estudiantes mexicanos enfrentan un doble reto, las carencias del sistema educativo y el rezago en aprendizajes que vienen arrastrando por la emergencia sanitaria.

2 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page