top of page
Buscar
  • Foto del escritorIram Cabrera

El narcotráfico en México: El sexenio de Felipe Calderón Hinojosa


I. México en el sexenio Calderonista

Una vez que Felipe Calderón “ganó” la presidencia se encargó de decir que el pondría fin a la violencia que se vivía en el país y que su objetivo primordial era salvaguardar la integridad de sus ciudadanos; es así como inicia la ya conocida Guerra contra el narcotráfico.

Es importante remarcar que para estos años en México ya se vivía en un contexto inundado por la corrupción, por la impunidad y por la desigualdad dando como resultado un tejido social roto, abandonado y unas instituciones carentes de credibilidad. Por lo tanto, era más común ver que la gente decidiera unirse a las filas del crimen organizado en busca de una mejor calidad de vida sin importarles que su vida o su libertad estuviera de por medio.

Es así como los cárteles del narcotráfico lograron penetrar en la sociedad, en las instituciones y en el Estado mexicano, cada vez era más común enterarse de nexos con empresarios o con gobernadores locales, las complicidades de los narcotraficantes iban desde los cargos más pequeños hasta los más altos a nivel federal y local. Todos los casos de corrupción, asesinatos por ajustes de cuentas y “fugas” de reos de suma importancia nos demostraron que el lugar idóneo para la articulación del narco es el régimen político de México, de ahí que se vea a México como un narco gobierno.

A) El movimiento del crimen organizado en el territorio mexicano

Como consecuencia de la guerra, los cárteles tuvieron que adaptarse a un nuevo sistema de operación, ahora no sólo buscaban terrenos que les beneficiaran para sembradíos y exportaciones, también buscaban la manera de poder controlar a sus rivales y tener acceso a vías de comunicación. Es por esto que vemos una expansión de estas organizaciones que dejaron de concentrarse en el norte del país pasando a tener el control de 20 de las 59 zonas metropolitanas de México. Las zonas metropolitanas con más presencia del narco durante este sexenio fueron: León, Celaya, Tijuana, Juárez, Chihuahua, La Laguna, Saltillo, Monterrey, Morelia y Tampico.

Durante este sexenio hubo una militarización de las zonas con más conflictos que desató enfrentamientos entre cárteles y entre autoridades que afectaron la vida cotidiana de los habitantes, gente inocente moría víctima del fuego cruzado, aumentaron los secuestros, las extorsiones, los niños realizaban simulacros por balacera en las escuelas, el miedo se apodero de la sociedad.

Aunado a todo lo anterior, las organizaciones comenzaron a fragmentarse provocando así el aumento de éstas y para el 2012 ya se tenían 16 organizaciones criminales reconocidas. Un ejemplo de estas fragmentaciones son Los Zetas, grupo que surgió del Cártel del Golfo, Los Zetas fueron reconocidos como el Cártel más sanguinario y violento de todos.

II. “Resultados” de la Guerra contra el narcotráfico

A pesar del combate o intento de combate por parte del gobierno federal al crimen organizado, nunca pudimos ver un deceso de la violencia, al contrario, el sexenio de Calderón es considerado de los más violentos en la historia del país y como ejemplo tenemos el año 2011 fue el año con más homicidios relacionados con el narcotráfico con una cifra estremecedora de 15,554 muertes.

Una estrategia implementada para combatir al crimen organizado fue sacar a los militares de los cuarteles y llevarlos a las calles de las zonas más afectadas ocasionando un resultado totalmente opuesto al esperado, como lo fue el caso de Ciudad Juárez, Chihuahua donde el gobierno determinó enviar 6000 soldados e incrementar en 2000 los policías federales buscando bajar los niveles de violencia, sin embargo, esto no resultó en nada porque los policías y los militares estaban cooptados por las organizaciones criminales y si a esto le agregamos las violaciones a mujeres y a derechos humanos cometidas por los militares; me atrevería a decir que salió peor el remedio.

Debido a la corrupción y el temor que se vivía en ese sexenio, más de 100,000 soldados desertaron del ejército mexicano dando como consecuencia la Ley en 2010 que castiga con penas de hasta 60 años a los militares que se vean involucrados con organizaciones criminales.

Como bien se escribió antes, la erradicación de sembradíos de la materia prima era de los objetivos primordiales por hacer para las autoridades mexicanas, pues pareciera que esto cambio durante la presidencia de Calderón; ya que la erradicación de campos de marihuana se redujo, en el 2006 se erradicaron 31.165.5 hectáreas y para el 2008 únicamente se erradicaron 18.561.1, estamos hablando de casi la mitad de las hectáreas. Lo mismo se vio con la amapola que pasó de 16.899 hectáreas en 2006 a 13.189 en el 2008.

Para estar en un combate contra el narcotráfico y llevar más de la mitad en el proceso los números del expresidente estaban muy por debajo de lo esperado pues México fue situado en el lugar 16 de 115 naciones con mayor índice de violencia a nivel mundial, esto tomando en cuenta 10.6 homicidios por cada 100,000 habitantes.

Uno de los escándalos de este gobierno ha sido el aumento del uso de armas largas en enfrentamientos por parte de los cárteles del narcotráfico. Estamos hablando de que en 2007 17.9% de los enfrentamientos presentaba uso de armas largas y para el 2011 este armamento aparecía en el 30.8%, hablamos de casi la mitad de aumento en un periodo de 4 años. Conforme se ha investigado se ha podido comprobar que el 90% de estas armas provenía de Estados Unidos.

El gobierno panista también se caracteriza por las desapariciones de mujeres en Ciudad Juárez, se estima que en esa ciudad desaparecieron 3976 mujeres de las cuales 51% oscilan en la edad de 11 a 20 años y esto se relaciona con el crimen organizado ya que la mayoría son utilizadas para venta de órganos, trata de blancas prostitución, etc.

Se considera que en el sexenio de Felipe Calderón hubo 120,000 muertes relacionadas con el crimen organizado.

26 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page